_MG_4465.jpg

Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food

Bienvenid@s!

Bienvenid@s!

No sé muy bien cómo se empieza un blog, así que me voy a lanzar de cabeza y sin miedos. Después de unos meses viendo serie tras serie, alimentándome con comida basura en vez de escuchar mis pensamientos, decidí despertar del letargo. Me licencié, empecé a trabajar, terminé una relación intensa, me paseé por museos, hice viajes, me fui de San Francisco y me instalé en Asunción, la capital de Paraguay. Un pequeño resumen de este último año, que nos lleva hasta hoy, al principio de este blog, que espero llenar con arte, nubes, recomendaciones y consejos de viaje. 

Con un visado caducado, lágrimas agridulces y una maleta llena de recuerdos, tanto buenos como malos, me fui de San Francisco para emprender una última aventura de verano antes de mudarme a Paraguay. Dejar un trabajo, un hogar, amigos y hábitos puede ser tan aterrador como refrescante. No es mi primer adiós, ni sera el último. Siempre he sido una persona muy sentimental y los grandes cambios me paralizan. Pero apalancarse no sirve de nada. Enfrentarse a un nuevo entorno, conocer gente nueva, adaptarse a un lugar distinto, sentirse vulnerable y perdido, son desafíos que le darían ansiedad a cualquiera, pero esta vez he decidido ignorar el miedo y centrarme en las fantasías de un futuro lleno de posibilidades y puertas por abrir.

Los cambios, por muy duros que sean, me han ayudado a ser más paciente, abierta e ingeniosa. Cuando sabes que te vas a tener que ir pronto, la vida es mas valiosa. Tener fecha de caducidad te permite estar mas receptivo, atento y consciente, igual que cuando llegas a un lugar nuevo.  Mis últimos meses en San Francisco probablemente fueron los mejores (podéis ver una pequeña recopilación al final del post). El irme hizo que apreciara mas la ciudad y todo lo que la hace especial y cómoda (o tal vez solo era nostalgia prematura). Me fui de San Francisco triste por dejar atrás gente increíble y recuerdos maravillosos, pero ¿por qué parar ahí y no buscar más oportunidades y aventuras? El pasado siempre estará ahí, ahora toca mirar hacia delante. Estoy lista, encantada y aterrorizada por empezar de nuevo con todo lo que San Francisco me enseñó. Os mantendré informados..!

 
 
Marcel Mariën y su bailarina estrella

Marcel Mariën y su bailarina estrella